ANULOPLASTIA O INYECCION DE OZONO EN LA DISCOPATIA

Francisco Javier Robaina Padrón. Jefe del Servicio de Neurocirugía y de la Unidad del Dolor Crónico No Neoplásico. Hospital de Gran Canaria Doctor Negrín. Las Palmas de Gran Canaria

Recientemente han llegado al campo del manejo del dolor en la patología discal lumbar una serie de técnicas como la nucleoplastia1, anuloloplastia2 y la denominada discolisis intradiscal con ozono3. Las dos primeras consisten en la introducción de un electrodo en el interior del disco intervertebral. La nucleoplastia se basa en la introducción de una sonda de radiofrecuencia que calentando el núcleo vaporiza su contenido, disminuyendo así el volumen del mismo, aliviando de esa manera la compresión sobre la raíz nerviosa. La anuloplastia se realiza igualmente con radiofrecuencia, aplicada mediante un electrodo especialmente diseñado para permanecer en el interior del anillo fibroso y, al calentarse, destruir las terminaciones nociceptivas del anillo. La nucleoplastia está indicada en el dolor ciático por hernia discal contenida, y la anuloplastia está diseñada para el dolor discogénico por degeneración del disco. Las publicaciones que hacen referencia a estas dos técnicas, todavía mantienen en el aire la eficacia de las mismas, ya que han aparecido publicaciones con resultados contradictorios. Por otro lado, el material fungible y los equipos de radiofrecuencia representan en estos casos una inversión de difícil justificación en nuestro país en la actualidad.
Desde la I Guerra Mundial se conocían las propiedades del ozono como un gas derivado del oxígeno con propiedades germicidas y antiinflamatorias. Su uso tiene un especial interés en la patología discal, ya que se han llegado a publicar resultados altamente satisfactorios de su utilización en el tratamiento mínimamente invasivo de la hernia discal lumbar, entre otras aplicaciones menos contrastadas.
La reciente publicación en USA3 de un estudio sobre 600 pacientes con patología del disco lumbar, fundamentalmente hernias discales contenidas, ha significado un aldabonazo muy importante para difundir su uso en nuestro país, tanto en la medicina pública como privada. En el Hospital de Gran Canaria “Doctor Negrín” contamos con un equipo de ozonoterapia desde hace cinco años, utilizado en el Servicio de Oncología Radioterápica, con el que se han realizado estudios sobre su aplicación en patología tumoral y circulatoria4. Nuestra experiencia se concentra en un grupo inicial de 50 pacientes que o bien estaban en la lista de espera del Servicio de Neurocirugía para ser intervenidos de hernia discal o simplemente eran introducidos como nuevos en esa lista de espera. A todos se les ofreció la posibilidad de esta técnica durante la espera hasta ser llamados a cirugía; curiosamente, la discolisis fue rechazada por unos pocos pacientes. El tratamiento consiste básicamente en la inyección percutánea de pequeñas cantidades de ozono (4-5 cc) intradiscal y unos 8 a 10 cc paravertebral en el foramen a nivel de la raíz, complementándose con un pequeña dosis de metilprednisolona 40 mgr y bupivacaína 0,125% (1 cc de cada producto). El empleo del esteroide y del anestésico local reside en su mecanismo coadyuvante en el alivio del dolor ciático, aumentando el porcentaje de buenos resultados3. En otro grupo de pacientes se ha seguido un protocolo de varias inyecciones paravertebrales sin control radiológico, realizándose la técnica en la Unidad del Dolor Crónico, obteniéndose también buenos resultados, aunque a más largo plazo en comparación con la técnica intradiscal de una sola sesión.
Como consecuencia del procedimiento no se ha producido ninguna agravación de la patología, ni han aparecido efectos secundarios, salvo un caso de alergia a la vancomicina intravenosa, que administramos en todos los casos de intradiscales de forma profiláctica. En el 90% del grupo tratado y con un seguimiento medio de tres meses se han obtenido excelentes resultados, retornando el 75% de los pacientes a su actividad profesional o laboral previa. Un 10% fue intervenido quirúrgicamente por fracaso de la técnica. Inicialmente, hemos ofrecido discolisis con ozono a pacientes con protusiones discales (hernias contenidas) sin déficits neurológicos motores.
En definitiva, la impresión preliminar del uso de la ozonoterapia vertebral es que se trata de una técnica sencilla de realizar, muy segura, eficaz y de bajo costo, si la comparamos con la nucleoplastia y anuloplastia. La curva de aprendizaje para los facultativos involucrados habitualmente en el tratamiento del dolor mediante técnicas intervensionistas es mínima. El tiempo dirá si estamos asistiendo a una revolución en el manejo quirúrgico de la hernia discal lumbar.

© Copyright ozonomedicointegral.com
Desarrollo Web y Publicidad ExtremoVirtual

  Ozono medico Integral (Girona)

  Puede contactarnos llamando al telefóno 645359458 o bien puede utilizar nuestro formulario.